Libros de texto usados en los colegios de Singapur son destacados como excelentes por ministro británico

Libros de texto usados en los colegios de  Singapur son destacados como excelentes por ministro británico

En un discurso, pronunciado ante la Asociación Británica de Editores, el pasado 20 de noviembre, en Londres, el ministro para la reforma de la educación escolar, Nick Gibb, destacó cómo la alta calidad de los libros de texto pueden ayudar a profesores, estudiantes y padres.

Actualmente, el gobierno de Gran Bretaña está realizando una serie de reformas en el currículum nacional, el que ha sido remodelado en base a los mejores sistemas de educación del mundo. Es así como el ministro reitera en su discurso alusiones a los sistemas escolares de Finlandia, Singapur y Shanghái, donde sus estudiantes alcanzan habitualmente los más altos estándares en las pruebas internacionales de evaluación de aprendizaje. “Nuestro plan de educación será la base de una transformación del sistema educativo, mediante el establecimiento y aumento de los conocimientos y las habilidades esenciales, que la próxima generación tendrá para competir con éxito por puestos de trabajo en el mercado mundial del empleo”.

Recordando un anterior encuentro con la industria editora, el ministro Gibb señaló que el nuevo enfoque en la política deeducación del gobierno “está diseñado para fomentar la autonomía dela profesión docente y barrer con las estrategias nacionales prescriptivas e ideológicas, lo que significa que los editores tienen que asumir un importante liderazgo”.

Sin embargo, agrega Gibb “es necesario, pero no suficiente aumentar los estándares académicos. La transformación real no depende solo de reglas sino también de las personas y esta transformación está en manos de los colegios y sus profesores y de lo que pasa en la sala de clases”. Es aquí donde las habilidades de los maestros y los recursos que utilizan son tan importantes, remarcó. “Ahí es donde un buen libro de texto puede ayudar a los docentes a transformar sus clases y elevar los niveles académicos”.

“¿Por qué los libros de texto son importantes?”

En la segunda parte de su alocución el ministro británico para la reforma de la educación inglesa, habló del estudio realizado por el académico de la Universidad de Cambridge, Tim Oates, cuyo título es ´Why textbooks count´, que analiza el uso de textos de alta calidad alrededor del mundo.

La investigación buscó las razones por las que una serie de países clave han mejorado sus sistemas de manera tan dramática y tan rápidamente. El estudio de estas naciones destaca que la buena enseñanza y un alto nivel académico están fuertemente asociados con la provisión adecuada y el uso generalizado de los libros de texto de alta calidad.

En Finlandia, el 95% de los profesores de matemática utiliza un libro de texto como base para la enseñanza y, en Singapur es de 70%. En Inglaterra, solo el 10% de los profesores de matemática utiliza un libro de texto para la enseñanza básica. Y en ciencia, la historia es aún peor, solo el 4%.

El estudio de Oates muestra que:

Excelentes libros de texto son fundamentales para la educación en Singapur, donde están estrechamente vinculadas a la pedagogía. En Shanghai, los libros de texto se utilizan ampliamente para proporcionar la estructura de clases y el progreso, ayudando a asegurar que todos los alumnos mantengan sus logros. En el momento en que el sistema educativo de Finlandia mejoró con mucha fuerza, el uso de libros de texto fue central. ¿Cuáles fueron los elementos clave de esa transformación? El documento sostiene que esto se debe a “maestros de alta calidad y materiales de alta calidad”.

A pesar de los buenos ejemplos destacados, el estudio sobre los textos señala que hay grupos que son anti libros de textos. El estudio dice que esas opiniones no vienen de los profesores sino, más bien, de los capacitadores de los maestros y de las comunidades de investigación en educación.

Los maestros mismos entienden los beneficios de un buen texto y dieron sus razones:

“Ahorra tiempo”, porque no hay que buscar en Internet ni preparar resúmenes especiales. Ese tiempo, el docente puede utilizarlo en planificar una mejor clase o en apoyar a sus alumnos con alguna dificultad específica.

“Pueden proveer una mucho mejor experiencia para los estudiantes”. Un libro bien diseñado entrega un programa coherente y estructurado que apoya la propia experiencia y los conocimientos del profesor y de sus alumnos.

“Ayuda a que los padres apoyen a sus hijos”. Los buenos libros de texto tienen cuadernos de trabajo que ayudan a hacer las tareas de una forma positiva entregando ejercicios relacionados con explicaciones claras, los que ayudan a que los padres puedan entender y usarlos para ayudar a sus hijos.

“State of the arts”

En la parte final de su conferencia, el ministro Gibb señaló que algunas personas creen que los libros son parte de una era que se fue. Esta es una idea errada, dijo, “los libros utilizados en Singapur, Shanghái y Finlandia son “state of the art” (lo último), probados y testeados y se basan firmemente en evidencias de lo que realmente funciona”.

“Otras críticas dicen: “el futuro es digital, ¿por qué molestarse con libros de texto cuando las fuentes en línea son claramente superiores?”. Planteé este punto a Lee Fei Cheny Joy Tan,representantes de Marshall Cavendish,una de las editoriales más grandes de Singapur, afirmó el ministro ante la audiencia que no es precisamente un país que se destaque por rehuir de los avances tecnológicos. Me dijeron que sí, que Singapur está introduciendo recursos digitales, pero con la seguridad de que hay evidencia clara de que esos recursos son tan eficaces como los libros de texto en papel que están vigentes”.

Los mejores recursos digitales pueden ser de gran alcance, indicó el ministro, habilitando a los maestros con recursos y herramientas adicionales para hacer mejor su trabajo, pero no son sustitutos de un buen libro de texto – sino que deben complementarlo.
“Singapur no tiene planes para poner fin a la producción de libros de texto”, aclaró Gibb

Conclusiones

En la última parte de su conferencia ante los editores de Inglaterra, el ministro Nick Gibb reiteró que, “toda la evidencia muestra que los libros de texto de alta calidad son buenos para los profesores, estudiantes y padres de familia”. “Creo firmemente –agregó- que los libros de texto tienen que desempeñar un papel importante en el impulso de normas académicas. La industria tiene que proporcionar el tipo de libro de texto que los gobiernos debieran estar orgullosos de promover”, concluyó.

Agregar un comentario